PELICULAS
The Revenant, con Alexa 65
28/01/2016
Lubezki explica para Codex sus decisiones en rodaje

Además de ser una de las películas más esperadas de 2016, es muy probable que The Revenant (El Renacido) se lleve un puñado de grandes reconocimientos durante esta temporada de premios: a las nominaciones a mejor película y mejor actor se añade mejor fotografía. El trabajo del mexicano DoP Emmanuel "Chivo" Lubezki ASC AMC – con el aprovechamiento de las últimas cámaras de gran formato, en el horrible frío y utilizando sólo luz natural - ha sido elogiado por la crítica como una "experiencia cinematográfica consumada".

Emmanuel Lubezki es uno de los cineastas más respetados en activo, al que encantan los desafíos. Consiguió su primer Oscar en 2014 por ayudar a crear la ilusión de la odisea del espacio de Sandra Bullock en Gravity de Alfonso Cuarón. Recogió su segunda estatuilla en 2015 por su destacado trabajo creativo y técnico en Birdman de Alejandro G. Iñárritu, una película que parecía ser una sola toma. Ambas películas se rodaron con Arri Alexa e incorporaban los flujos de trabajo de Codex Arriraw.

The Revenant, también dirigida por Iñárritu, se basa en la historia real del hombre de la frontera Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) que fue abandonado, dándolo por muerto, a más de 200 millas del asentamiento estadounidense más cercano, después de un ataque salvaje de un oso grizzly. A pesar de las terribles lesiones, el cazador desconsolado viaja por el desierto invernal para localizar a John Fitzgerald (Tom Hardy), el ex hombre de confianza que le traicionó y abandonó.

Lubezki explica: "Queríamos una experiencia fuerte, visceral, inmersiva y naturalista para el público - no sólo para seguir el viaje del personaje central, sino para hacer que se sintiera como si eso estuviera sucediendo delante de sus ojos. Queríamos que sintiera el enorme frío, ver sus labios morados y el aliento de los actores en la lente, así como la experiencia de las emociones de la historia".

Originalmente, Lubezki había planeado filmar las secuencias diurnas en negativo, con digital al atardecer y por la noche. Sin embargo, durante las primeras etapas del rodaje, en Canadá, en octubre de 2014, y a temperaturas tan bajas como -30C, descubrió que las cámaras digitales - Arri Alexa M y XT - estaban superando a las cámaras de cine por un amplio margen. "Con las cámaras digitales, descubrimos que había misterio e intriga en el tono de imágenes tomadas en diferentes momentos del día, que no aparecen en la película", explica. "Así fue que con cierto pesar enviamos todos los equipos de cine de regreso a Los Ángeles y nos fuimos completamente a digital."

Como por casualidad, la decisión de Lubezki de evitar el celuloide en la película vino mientras Arri lanzaba la primera de sus sistemas de cámaras de gran formato, Alexa 65. "Desde el momento en que tuve la Alexa 65, estuve seguro de que sólo quería usar cámaras digitales, y usar la Alexa 65 tanto como fuera posible en la película", asegura. "Las imágenes tenían las cualidades inmersivas y experienciales que habíamos imaginado en el comienzo mismo. No es una representación de la historia, sino la “realidad” - como si estuvieras allí, mirando a través de una ventana limpia".

En colaboración con el director, Lubezki eligió rodar a 2.40:1 con lentes esféricas, ya que era el formato más inmersivo. Se usaron las Master Primes, principalmente 12, 14 y 18 mm, y también las Leica Summilux 14, 16 y 18mm, ya que son mucho más ligeras para cámara en mano. Lubezki dice que no hizo uso de difusión, ya que prefiere capturar tan limpio como sea posible en el día y luego hacer cambios en el ID. "Intentamos con Anamórficas, pero tienen menos profundidad de campo, y no se puede estar tan cerca de los personajes", dice. "Yo no quería tener fondos borrosos. Rodar en esférico me permitió enmarcar los personajes en su contexto, y además aún puedes percibir el resto del entorno. Rodamos en un mínimo de T5.6 para que las imágenes tuvieran un montón de profundidad de campo, y están compuestas con las líneas de la perspectiva que dan un aspecto dinámico. La combinación de estas lentes en las cámaras ARRI Alexa, y la proximidad capaz de alcanzar a los actores ayuda a darle la experiencia de atravesar el frío - se puede ver las manos congeladas, y la condensación de la respiración".

Lubezki estima que usó la Alexa 65 alrededor del 40% de las veces en la película. "Al principio me imaginé que sólo la usaría para los paisajes. Es mucho más pesada que el Alexa M, así que no era adecuada para cámara en mano. Con poca luz tuve que cambiar a la Alexa XT. Pero poco a poco, cada vez que tuve la oportunidad de usarla en una grúa, carro o un soporte, me aseguré de que lo hacía. Hicimos algunas Steadicam con ella también.

"La razón por la que quería usar la Alexa 65 tanto es que es la primera vez que me he sentido que una cámara y una lente podía captar lo que estaba viendo, lo que estaba sintiendo. Antes de la Alexa 65 siempre había algún compromiso - sólo estabas rodando parte de lo que querías - pero esta te da todo".

Y el operador extiende una nota sobre el papel de Codex en el desarrollo del flujo de trabajo Alexa 65. "Tengo gran respeto por Marc Dando y Codex en su soporte en Gravity y Birdman. Lo que Marc y el equipo han hecho es crear un sistema de registro que permite a los directores de fotografía sacar el máximo provecho de las cámaras modernas - como la imagen Arriraw con la Alexa y ahora la 65. Sin Codex no podríamos grabar esta cantidad de información, con esta calidad pura. Ellos han desbloqueado importantes posibilidades creativas para los cineastas con su trabajo”. 

Mientras Lubezki fue capaz de utilizar las cámaras Alexa para capturar un ambiente impregnado de una sensación de terror y miedo, también está agradecido de ser capaz de rodar belleza natural. Señala: "Como estábamos en un lugar sin contaminación lumínica urbana, a veces utilizamos la luz plateada de la luna, y verás las estrellas en la película. Una noche, también capturamos el rayo verde de la luz de una aurora boreal. Es una de las cosas más misteriosas, móviles y hermosas que he rodado".

Lubezki completó el Intermediado digital en The Revenant con Steve Scott en Technicolor. "Debido a que rodé con luz natural y tenía poco control establecido en el set,  sabía exactamente lo que quería hacer en el ID - oscurecer fondos, aligerar rostros, cambiar un cielo. Fue un ID complejo en ese sentido, pero me encanta esta parte de colaboración del proceso cinematográfico ".

 

Fuente: Codex