Suscríbete a nuestro boletín
Cada semana recibirás nuestras últimas noticias y novedades.
 
TECNOLOGIA
Hacer de los Workflows 8K una realidad
20/07/2018
Graeme Natress de RED sobre los flujos de trabajo en 8K

La cantidad de herramientas profesionales disponibles para filmar y publicar contenido en resolución 8K se multiplica cada día. Adobe Premiere Pro, Avid Media Composer y Blackmagic Resolve soportan contenido y reproducción en 8K. Sin embargo, aún muchos profesionales tienen reservas a la hora de adoptar workflows en 8K. Graeme Natress, de Red Digital Cinema, explica en este artículo para Cameraman por qué hay que dejar de tenerle miedo a este flujo de trabajo.

Autor: Graeme Nattress

Teniendo en cuenta todos los avances recientes en la cadena desde la captura hasta la pantalla, el flujo de trabajo para rodar 8K para terminar en 2K, 4K o incluso 8K es más práctico de lo que era cuando el 4K entró en escena hace una década.

Una fuente en 8K tiene muchos beneficios. El detalle superior de la imagen permite una codificación, composición y estabilización más precisas en la postproducción. El aliasing se elimina virtualmente, mientras se conservan los detalles de imagen y resolución muy altos para ofrecer la máxima fidelidad de imagen, y siempre es posible volver a encuadrar y cambiar el tamaño de una toma si la resolución de salida es inferior a 8K, lo que en esta etapa probablemente ocurra. Además, el muestreo descendente de una fuente de mayor calidad ofrece los colores más vívidos y los niveles más altos de rango dinámico que el mismo video capturado a una resolución más baja.

Con todas estas ventajas, todavía hay reservas sobre bucear en el rodaje en 8K. Después de todo, lidiar con esta escala de datos tiene que agregar complejidad y costes, ¿no?

Pero no tiene por qué hacerlo. La clave es el REDCODE RAW. El códec que hizo que la captura de video digital 4K fuera una realidad en la RED ONE en 2007 ahora juega un papel fundamental en la administración de la enorme cantidad de información contenida en las imágenes 8K.

Imagen del material rodado en 8k por Mark Toia

Si le preguntas a las personas qué es REDCODE RAW, es probable que digan que es una forma de compresión que seleccionas en la cámara en forma de una relación como 5: 1 u 8: 1. Y cuando los cineastas escuchan la palabra compresión, generalmente piensan que tienen que intercambiar la calidad de imagen para archivos de menor tamaño.

De hecho, el objetivo de REDCODE es ser visualmente sin pérdidas. Hace esto codificando de manera eficiente los datos de imagen de un modo que maximiza las capacidades de postproducción. Los ratios de compresión, que seleccionas desde el menú de la cámara, se basan en la comparación de tamaño desde un archivo descomprimido a su nuevo tamaño de archivo, indicado en la convención de denominación de archivos de RED R3D.

Por ejemplo: la grabación de 8K sin comprimir tendrá una velocidad de datos de 5098 MB, de los cuales un solo frame es de 213 MB. Pero al grabar 8K en R3D a 5: 1, la velocidad de datos es de 259 MB, con un solo frame de alrededor de 12 MB. Y grabar 8K R3D a 8: 1 equivale a 162 MB o un solo frame a 8 MB.

¿Cómo se compara esto con otros códecs comunes? Un ProRes 4K 4444 y 8K R3D 9: 1 con ambos a 24 fps tienen velocidades de datos similares de 135 MB. Sin embargo, R3D ofrece una resolución significativamente mayor cuando ingresas y comparas los detalles. La diferencia le da infinitamente más flexibilidad en la postproducción y, por supuesto, la flexibilidad que ofrece RAW.

Una idea errónea muy común es que el 8K requiere una gran cantidad de almacenamiento. Ciertamente, si capturara datos sin comprimir, un solo MINI-MAG de 480 MB estaría lleno en solo 80 segundos. Esto a menudo conduce a decisiones tales como rodar a la resolución más baja posible o la relación de compresión más alta. Sin embargo, los códecs en general, y en particular con REDCODE, en realidad se vuelven más eficientes a medida que aumenta la resolución.

Por ejemplo, grabar con una WEAPON Dragon 6K a 5: 1 exige una velocidad de datos de 146 MB mientras que WEAPON Helium 8K a 8: 1 solo nos sitúa en 162 MB, es solo un aumento del 11% en velocidad de datos pero un aumento del 78% en conteo de píxeles.

Nuestro mejor consejo es grabar a la mayor resolución posible en lugar de a la menor compresión posible. En otras palabras, obtendrás una mejor imagen rodando en 8K a 10: 1 que en 2K sin comprimir. Si el almacenamiento es limitado, puede lograr tamaños de archivo más pequeños que ProRes pero conservar todos los beneficios de RAW al rodar con REDCODE.

Una de las preguntas más comunes que suelen hacerme es: ¿Qué código REDDOC debería usar? No hay una respuesta única para todos. En última instancia, tú eliges la configuración REDCODE que mejor se adapte a tu flujo de trabajo. Para guiar tu decisión, es mejor ejecutar tus propias pruebas para familiarizarte con diferentes configuraciones de REDCODE. Intenta capturar un alto detalle, una imagen de alto contraste donde todo esté a foco y algo así como un reportero o cabeza hablante con menor detalle y una profundidad de campo más superficial. Graba a cada uno a varias proporciones y compáralos.

Otro factor a considerar son los entregables finales. Si estás grabando imágenes fijas y 'pixel peeping' a gran aumento, entonces la menor compresión es la mejor. Si grabas para trabajo en cine, entonces quieres que la imagen grabada sea lo suficientemente robusta como para pasar por VFX y etalonaje.

Hay un límite de velocidad de datos en el que solo puedes escribir tan rápido a una tarjeta. Si estás grabando a alta velocidad, por ejemplo, tienes que equilibrar tu resolución, cuadros por segundo y código rojo dentro de ese techo", dice. "Afortunadamente, la cámara hace esto por ti, pero en términos generales, si deseas grabar a una velocidad de fotogramas más alta, es posible que debas reducir tu resolución y aumentar tu relación de compresión.

Una vez capturan en REDCODE RAW, aconseja Graeme que los directores de fotografía pueden enfocarse más en obtener la toma perfecta y menos en la configuración de color y la exposición en la cámara, ya que ambos pueden manipularse en la postproducción sin alterar permanentemente la imagen original.

Si bien los archivos grandes son intimidantes, REDCODE no lo es. Es una tecnología increíblemente versátil y eficiente que permite a los operadores grabar imágenes de muy alta resolución en un RED MINI-MAG y ofrece una gran flexibilidad para adaptarse a una variedad de flujos de trabajo.

(Nota: Hay una herramienta útil en www.red.com que ayuda a calcular la velocidad promedio de datos y estima el tiempo récord máximo. Compruébalo aquí tanto como aplicación de escritorio como para móviles: http://www.red.com/tools/recording-time)

 

Graeme Nattress (foto superior) es especialista en ciencia del color de Red Digital Cinema y un mago del procesamiento de la imagen, como él mismo indica es su cuenta de Twitter. 

Puedes leer este y otros artículos de divulgación técnica en el especial de verano de Cameraman.