TECNOLOGIA
Expertos de Eurecat desarrollan monitores LED un 40% más baratos y menos contaminantes
01/02/2018
La tecnología híbrida de fabricación en el molde permite reducir las emisiones a la mitad y acelerar el tiempo de llegada al mercado de las pantallas LED

Expertos de las unidades de Materiales Plásticos y Sostenibilidad del centro tecnológico Eurecat han desarrollado una tecnología de fabricación híbrida en molde para pantallas LED que permite rebajar su coste en un 40 por ciento y reducir a la mitad las emisiones contaminantes durante el proceso de fabricación. 

La tecnología de Eurecat ha permitido “fabricar la parte óptica y electrónica de las pantallas en un solo paso, mediante un proceso de sobreinyección de ópticas sobre electrónica impresa”, según detalla Encarna Escudero, directora de la unidad de Materiales Plásticos de Eurecat.

Se trata de una tecnología de producción híbrida pionera que “rebaja los costes de producción y hace más eficiente todo el proceso de fabricación, hecho que promueve el aumento de competitividad de las empresas”, añade Enric Pascual, investigador de la unidad.

Adicionalmente, se han desarrollado nuevas técnicas de reciclaje de componentes LED, que permitirán reducir aún más el impacto ambiental de esta nueva tecnología. La unidad de sostenibilidad del centro tecnológico ha estudiado el ciclo de vida del producto para establecer “nuevas técnicas de reciclaje en un producto con fabricación híbrida con electrónica y plásticos”, explica Maria Sedó, investigadora de este departamento.

La investigación se ha realizado dentro del consorcio Optintegral, liderado por Eurecat y en que participan nueve socios de cinco países europeos, que ha desarrollado tecnología de alta eficiencia para pantallas LED TOLAE (electrónica, fina, orgánica y de grandes dimensiones) y componentes fotónicos con finalidades publicitarias, fabricados con integración híbrida en molde de electrónica impresa y la sobreinyección de ópticas, en el marco de la transición de la tecnología Plasma a LCD y LED.

Ello permite que el proceso de fabricación de estos dispositivos sea “más flexible y automatizado” y lo hace “competitivo con los costes laborales de la Unión Europea”, según destaca Eduard Piqueras, coordinador técnico del proyecto.

El proyecto, que empezó en 2015 y se ha terminado este enero, ha desarrollado tres dispositivos demostradores con la tecnología desarrollada durante la investigación y que podrían llegar al mercado en un año, aportando los beneficios económicos y energéticos de la tecnología TOLAE, de electrónica impresa flexible de grandes dimensiones.

Por un lado, se ha creado una pantalla 2D de alta resolución y grandes dimensiones con retroiluminación más ligera y fina que las actuales. Asimismo, también se ha desarrollado una pantalla LED 3D de alta densidad con un nuevo sistema de lentes que permite crear el efecto tridimensional sin necesidad de gafas, y una pantalla RGB flexible de grandes dimensiones y grueso reducido.