PELICULAS
El artista visual Luis Sens y su fotografía del cuerpo en 'Alanis'
02/01/2018
La película de Anahí Berneri fue doble Concha de Plata del pasado Festival de San Sebastián

Anahí Berneri eligió al artista visual Luis Sens como director de fotografía de su quinta película, con la que ganó la primera doble Concha femenina en la historia del festival de San Sebastián. Sens, quien ha fotografiado cortometrajes experimentales y viene de la dirección de series eróticas para Playboy TV, nos contó cómo fue su colaboración con la directora argentina.

Autora: Mina V. Albert

 

Alanis es trabajadora sexual, tiene un hijo y comparte piso en el centro de Buenos Aires con Gisela. Ambas mujeres cuidan del bebé y reciben a sus clientes en el apartamento. Todo cambia cuando dos inspectores municipales irrumpen en su domicilio y detienen a Gisela acusada de trata. Expulsada de su piso, Alanis se traslada temporalmente a casa de su tía. Cuida a su hijo y ofrece en la calle lo que sabe hacer. Siempre en continuo movimiento, Alanis deberá pelear por encontrar su lugar. 

Anahí Berneri ha querido mostrar en su quinta película tres días en la vida de una trabajadora sexual y su pequeño hijo. "El cuerpo sexual y el cuerpo de madre como desafío actoral. La intimidad de Sofía Gala Castiglione con su hijo Dante: sus miradas, su trato animal, las tetas, las risas y llantos que me dejaron capturar. Una Buenos Aires multiracial, marginal e inmigrante. Las prostitutas dominicanas que llegaron engañadas con un futuro mejor, las peleas por ganar un lugar en la calle y los apartamentos “privados”. El vacío legal, la persecución y la vergüenza de quienes ejercen un trabajo, son víctimas de una forma de esclavitud o simplemente encontraron una forma de sobrevivir. ALANIS es una película urgente, callejera, carnal, amorosa y política."

ENTREVISTA A LUIS SENS, DIRECTOR DE FOTOGRAFÍA DE ALANIS

Cuéntanos cómo ha sido tu trayectoria profesional previa ¿Es tu primer trabajo como director de fotografía en cine?

Vengo del lado de las artes visuales, siendo la fotografía y el videoarte mis herramientas más cercanas. Inicié mi camino profesional a partir de mis trabajos de retratos en diversas revistas nacionales e internacionales. Haciendo Cine, Los Inrocks, Playboy, entre otras. Paralelamente arranqué como foto fija en sets. Ahí aprendí mirando mientras contaba mi propia versión a través de fotografías y videos analógicas y digitales. Mis primeros acercamientos como cámara & DF  en cine corresponden a cortos experimentales de varios de mis compañeros, hoy amigos, durante mis estudios en el Laboratorio de Cine de La Di Tella.

Me encanta fotografiar y filmar el cuerpo, trabajo con erotismo regularmente. Desde hace años me desempeño como director de series soft porn en la cadena Playboy TV.

Luis Sens y Anahí Berneri

¿Cómo llegas a Alanis

Conocí a Anahí durante una sesión de retratos para la revista Haciendo Cine, nos vimos y sin saber bien por qué sentí que algo me acercaba naturalmente a ella, nos caímos muy bien. Años después realice foto fija en uno de sus films, y ahí nos dimos cuenta que mirábamos similar para luego encontrarnos en Alanís trabajando par a par en la puesta.

¿Qué tal ha sido el trabajo con un niño actor tan pequeño? 

Trabajar con Dante fue un hermoso desafío. Es clave el vínculo real entre ellos, Sofía es una excelente actriz y súper trabajadora, ellos se miraban y comenzaba todo, la química realmente era especial. Anahí supo muy bien cómo trabajar con ellos y cómo comunicarse efectivamente con su equipo.

Me gustan las escenas tan naturalistas en exteriores, esos planos robados a la realidad de la urbe. ¿Qué dificultades tuviste para rodar las calles de Buenos Aires?

En mi obra personal trabajo mucho con lo documental, me gusta la calle y me siento cómodo trabajando en ella. Con Anahí coincidimos en trabajar en un grupo súper reducido para trabajar esas escenas en particular. Incluso algunas de ellas corresponden a planos que fuimos a buscar juntos, a veces medio escondiéndonos. Ya habíamos estudiado varias veces los distintos escenarios, confiábamos en lo real que estas calles podían aportar, en sus personajes y en el azar.

En cuanto al trabajo de cámara, lo que más llama la atención es el gusto por los planos fijos y trabajar la composición y el movimiento dentro del plano. Hay muchos planos donde se cortan las cabezas por la peculiar posición de la cámara. ¿Cómo te trasladó estas directrices la directora? 

Me encantan los planos fijos y largos, en su mayoría provienen del videoarte y del documental.

La belleza de los cuerpos con la cabeza cortada deviene del gusto por la escultura.

Con Anahí trabajamos mucho sobre este tema, fuimos a buscar los cuerpos naturales con sus movimientos enteros, reales. Anahí siempre me brindó confianza y ello ayudó a poder proponer con entusiasmo algunas puestas que planteaban algún tipo de desafío.

También hay un uso muy interesante de los espejos. ¿Hablasteis Anahí y tú de referencias de otras películas, fotógrafos o pintores como guía estética?

Amo los espejos, los uso a diario en erotismo como herramienta estética y aquí al contar con algunos espacios para narrar con pocos planos el espejo fue un gran aliado. Nos fuimos encontrando con diferentes reflejos mientras transcurría el rodaje.

En cuanto a nuestras referencias e inspiraciones, amamos a Chantal Akerman, Balthus, y varios autores de la pintura al óleo europea.  

¿Qué nos puedes explicar sobre el esquema de iluminación que has usado?

Mi gran aliada en esta aventura fue Sandra Grossi, mi gaffer, quien es mi DF cuando dirijo mis series en Playboy. Armamos los esquemas tratando de ser lo más natural posible, dejando ver qué nos decían los diferentes paisajes y sobre todo el clima de las situaciones que planteaba la película. Sandra es una divina.

¿Cómo has llegado a esa estética tan cruda? ¿Se fijó todo en set?

Tratamos de dejar lo más real y crudo posible y desde cámara; en sala de corrección se han hecho mínimos retoques que correspondían a determinadas situaciones para mejorar la luz pero sutilmente.

¿Con qué cámara y lentes rodaste? 

Trabajamos con una Blackmagic Cinema Camera, y los lentes 24/35/50/80, así como un 200m, fueron nuestros aliados.

¿Con qué te quedas de este proyecto y cuál será el siguiente?

Es mi primer trabajo como director de fotografía en un largo y estoy orgulloso, Anahí confió mucho en lo que podíamos hacer juntos y le estoy súper agradecido, fue un gran trabajo en equipo. 

En estos momentos estoy armando la valija para emprender nuestro próximo proyecto juntos con Javier Van der Couter, co-guionista de Alanis, también por Rosaura Films.