REVIEWS
El 25 Camerimage premiará a Phillip Noyce y Frederick Wiseman
04/10/2017
Por sus inclasificables labores como realizador y documentalista, respectivamente

En el 25 aniversario del festival del arte de la cinematografía, Camerimage, se rendirá homenaje a dos inquietas personalidades del mundo del cine: el cineasta canadiense Phillip Noyce y el documentalista Frederick Wiseman. Ambos recibirán sus galardones y participarán en un encuentro con el público durante el certamen.

Hoy en día, los directores de cine se reducen a menudo a una distinción en blanco y negro entre artesanos expertos que trabajan con proyectos estrictamente comerciales y artistas / autores que cambian el mundo y hacen que los espectadores piensen con sus películas. El festival Camerimage destaca habitualmente a los cineastas que nunca se han encasillado, sino que en su lugar trataron de explorar diferentes áreas de la realización de películas y permitieron a los espectadores participar en su diálogo.

Es precisamente por eso que el ganador de este año de Camerimage Lifetime Achievement Award en Dirección será el cineasta australiano Phillip Noyce. El director que demostró ser capaz de contar incluso las historias más comerciales de una manera que las transforma en cuentos sorprendentes acerca de las formas variadas de ser humano. El activista comprometido que aprendió a usar la cámara y el lenguaje cinematográfico para hablar sobre la injusticia social y las personas marginadas por su diferencia. El director que se mueve sin problemas entre grandes proyectos presupuestados de Hollywood para audiencias masivas e independientes, historias personales contadas de manera experimental y rompiendo las convenciones establecidas. Phillip Noyce será el invitado del Festival y aceptará personalmente el premio en Bydgoszcz.

Para la mayoría, Phillip Noyce es el director de thrillers estadounidenses muy populares como Patriot Games o Salt, pero es importante enfatizar el valor universal de sus proyectos australianos. Noyce nació y se crió en Australia cuando el país estaba desprovisto de una voz en el cine, por lo que llegó a la edad adulta sabiendo que lucharía activamente para que esto cambiara. No sólo rodó cortometrajes en 16mm, sino que también participó en un movimiento de contracultura, y organizó proyecciones, escribió artículos periodísticos y colaboró ​​con varios cines de Sydney. Cuando la oportunidad llamó a su puerta, se unió a la primera clase de la recién establecida Escuela Australiana de Cine, Televisión y Radio.

El primer proyecto del director joven y socialmente comprometido vino con un docudrama de 49 minutos. God know why, but it Works, sobre la atención médica entre los aborígenes. Fue en 1975. Dos años después, Noyce debutó en el largometraje con Backroads, una vez más contando una historia relacionada con las relaciones entre dos razas, blancos australianos y los aborígenes. Otro avance se produjo con Newsfront en 1978. Al unirse viejas imágenes de un noticiario con una serie de escenas con los actores, Noyce hizo un homenaje a los camarógrafos de crónica de los comienzos difíciles de una nueva nación australiana después de la Segunda Guerra Mundial. Newsfront es considerada una obra maestra del cine australiano y dio a Noyce la reputación de cineasta inflexible con algo importante que decir, que utilizó en las décadas siguientes para hablar de varios problemas del mundo moderno. Del triste destino de la Generación Robada, los niños aborígenes que se vieron obligados a asimilarse a la sociedad australiana dominante (Rabbit-Proof Fence, 2002), a la historia de los combatientes por la libertad en Sudáfrica quebrada por el Apartheid (Catch a Fire, 2006).

Los siguientes éxitos cinematográficos - Heatwave de 1982 fue proyectado como parte de la sección de la Quincena de realizadores del Festival de Cine de Cannes - y los proyectos desarrollados para la televisión, allanaron el camino a su primer largo internacional. Dead Calm, un intenso thriller con sólo tres personajes, abrió las puertas a Hollywood, no sólo para Noyce, sino también para Nicole Kidman, quien protagonizó la película. Esto fue en 1988. Cuatro años más tarde, todo el mundo hablaba de la talentosa capacidad de Australia para entregar productos cinematográficos - Patriot Games fue un thriller de acción perfectamente diseñado a través del cual Noyce dejó su marca en el cine de los años noventa. Especialmente en términos de la relación siempre cambiante entre el hombre y la tecnología, resultando en la ruptura de las barreras que para las generaciones pasadas no había sido así. Noyce estaba fascinado con el espionaje desde sus primeros días cuando su padre le contó historias de sus días con la unidad australiana Comando Z Force durante la Segunda Guerra Mundial. Noyce filmó una serie de películas de espionaje, incluyendo Clear and Present Danger, The Saint y The Quiet American.

Frame de Newsfront 

Esta última película, una historia sobre un triángulo amoroso que se formó durante la Primera Guerra de Indochina, Noyce la rodó justo después de Rabbit-Proof Fence, en un regreso al cine australiano después de más de una década de rodaje de largometrajes de Hollywood. Ambas películas fueron un éxito y se hicieron eco durante muchos años en el discurso público. Esto fue en 2002, pero Noyce dirigió sólo tres largometrajes durante los siguientes quince años: el drama Catch a Fire, el thriller Salt y la fantasía The Giver. La razón de esto fue que Noyce se había dado cuenta de que había cada vez menos espacio para experimentos de género y grandes historias personales presupuestadas, y se centró en la televisión. Filmó episodios de series tales como Tru Calling, Brotherhood, Luck y Roots, pero también participó en la realización de documentales y películas de televisión, trabajando en un ritmo que se adaptaba a su sensibilidad de director. En una de sus entrevistas, Noyce dijo que esperaba que la gente lo considerara un camaleón cuyo trabajo era imposible categorizar, al menos estilísticamente. A partir de 2017, esto es precisamente cómo se percibe.

 

Frame de Dead calm

Este experimentado y apasionado cineasta recibirá el Premio al Logro de una Vida en Dirección. No sólo porque Phillip Noyce hizo muchas películas impresionantes con las que trató de cambiar las actitudes de la gente y la forma de pensar sobre los demás, sino también porque siempre ha valorado la cinematografía como uno de los aspectos más importantes del arte cinematográfico. Durante su distinguida carrera trabajó con directores de fotografía como Christopher Doyle (The Quiet American), Dean Semler (Dead calm), Donald McAlpine, (The Patriot Games, Clear y Present Danger), Phil Meheux (Saint) y Robert Elswit (Salt), con los cuales desarrolló un lenguaje cinematográfico único.

 

Frederick Wiseman recibirá el Premio en la categoría Documental

 Frederick Wiseman, galardonado con el premio Oscar y autor de más de cuarenta proyectos, llegará a Bydgoszcz para hablar con los participantes del festival sobre sus inspiraciones y pasiones documentales, y aceptará el Premio Camerimage por los logros sobresalientes en la realización cinematográfica documental.

 

Frederick Wiseman, foto de Erik Madigan Heck

El cine de Frederick Wiseman no es fácil de digerir, ya que exige la completa atención de los espectadores, algo cada vez más difícil en este mundo cada vez más acelerado, y su intensa participación. El mejor ejemplo es el debut como director de Wiseman, Titicut Follies, en el que el cineasta observó de cerca el funcionamiento del hospital penitenciario estatal para criminales locos. La película provocó un escándalo y por eso se calificó de escandalosa, pero es posible que buscara en vano otra representación, igualmente cinematográfica, de la deshumanización institucional de los días pasados ​​o del mundo en que vivimos ahora mismo. Tiolicies Follies todavía evoca emociones fuertes, demostrando indiscutiblemente que la línea entre lo primitivo y lo civilizado era, es y siempre será muy delgada.

Decenas de películas más adelante, Frederick Wiseman todavía sostiene los mismos valores; no cambió su actitud hacia el cine documental o sus cualidades audiovisuales. Cuando comienza a trabajar en un proyecto - si el sujeto es un estudiante sordo que aprende a comunicarse con el mundo exterior (Deaf), u observando los intrincados mecanismos de una compañía de ballet (La danse) - se pierde completamente en el mundo dado. Pasa varias semanas en ella, observando, buscando, absorbiendo, filmando cientos de horas de metraje, a menudo en colaboración con el cinematógrafo John Davey, que también será el invitado de Camerimage. A continuación, Wiseman entra en un laborioso proceso de edición, reelaboración, adición, corte, repetición, utilizando imágenes y sonidos cuidadosamente seleccionados para moldear el material en una narrativa autoexplicativa que presentará su experiencia personal del mundo dado al espectador, mientras que también guiando a la audiencia a través de sus muchas complejidades. Se traduce en una amalgama audiovisual de emociones, pensamientos y reflexiones que te hace parar lo que estás haciendo, echar un vistazo y adoptar una nueva perspectiva.

 

Frame de Titicut Follies

 Al mismo tiempo, Wiseman nada imperturbablemente en contra de las corrientes y tendencias modernas. Toca el tipo de películas que le gustaría ver, cuenta historias que vienen directamente de su corazón y su mente, así como cincuenta años de moldear su instinto de cineasta documental. Sus proyectos, producidos y distribuidos por Zipporah Films, que él fundó, suelen durar varias horas (Near death, una historia de trabajadores y pacientes terminales del hospital Beth Israel de Boston, tiene casi seis horas de duración). No hay cabezas parlantes, no hay montajes atractivos, no hay voz en off que sugiera cómo se debe sentir y percibir lo que está sucediendo en la pantalla. Aunque en sus películas él analiza las maneras de las instituciones principalmente americanas, así como su influencia sobre la mentalidad y la identidad de la gente, Wiseman sobresale en crear odiseas cinematográficas humanistas que son observaciones extremadamente exactas de la condición del mundo occidental moderno. Mientras que sus personajes, siempre representados con una distancia profesional, pero también el calor y la comprensión de sus defectos típicamente humanos, son siempre inseparables del cineasta y su cosmovisión.

En otras palabras, Wiseman encuentra el drama humano en la mundanidad de la vida cotidiana y reconoce la mundanidad de la vida cotidiana en cada drama humano que representa. Como en Boxing Gym, en el que la instalación titular se convierte en un lugar de encuentro para personas de diversos orígenes que encuentran la motivación en el deporte para hacer frente a la grisura de la cotidianidad. O como en Basic training, en el que Wiseman muestra cómo los jóvenes se están formando en soldados - a través de la disciplina, el rigor, y la realización de órdenes sin hacer preguntas innecesarias. Probablemente les ayudará a sobrevivir al infierno de la guerra de Vietnam, pero al mismo tiempo privará a algunos de ellos de una parte de su humanidad. El ritmo deliberado de Wiseman le permite contemplar varias cuestiones aparentemente triviales, haciendo así que el espectador las replantee y profundice al rechazar numerosas convenciones sociales que las rodean.

 

 Frame de La danse

Frederick Wiseman no cree en la verdad objetiva. Él dice que lo único que un documentalista puede hacer es investigar y descubrir. Encontrar la complejidad en lo que aparentemente es obvio y trivial, y transmitir esto a la audiencia en una forma que no pierda esta profundidad al tiempo que alienta a explorar el asunto por su cuenta. Al igual que en Jackson Heights, Wiseman muestra fragmentos de cómo la vida va dentro del barrio titular en Queens, Nueva York, que se hizo famoso por su diversidad cultural y étnica, lo que resulta en el habla de hasta 167 idiomas. Este crisol de voces, vocabularios y emociones es muy audible en la película. No sorprende, en sus proyectos Wiseman controla todos los aspectos de lo que el espectador oye y ve. Mientras trabaja en un documental, opera el equipo de grabación que le permite crear precisamente el mundo que presenció.

El cine de Frederick Wiseman desafía la clasificación fácil y el etiquetado, y el propio cineasta, junto con su ethos inconfundible, puede ser visto como el Walt Whitman del mundo del cine documental. Un autor que filtra todo a través de sí mismo, conteniendo multitud de actitudes y perspectivas. En la industria del cine, que experimenta cambios significativos cada dos años, Frederick Wiseman se ha mantenido conscientemente fiel a su identidad no conformista. Y es precisamente por eso que sus próximos proyectos son casi siempre considerados importantes eventos cinematográficos.