TECNOLOGIA
Dolby y Jaunt ofrecerán una experiencia de realidad virtual cinematográfica de próxima generación
06/03/2015
Exhibido en el Mobile World Congress de Barcelona

Dolby ha anunciado que está trabajando con Jaunt para dar vida a la próxima generación de tecnologías envolventes para la narración de historias, lo que se conoce como realidad virtual cinematográfica. Jaunt presentará tres aplicaciones de su realidad virtual —Live and Let Die de Sir Paul McCartney, y clips de la película de monstruos Kaiju Fury! y el thriller de terror Black Mass— que estarán disponibles en Dolby Atmos a través la tienda de Google Play en las próximas semanas. 

La experiencia Dolby Atmos estará disponible a través de la aplicación de Jaunt en determinados dispositivos móviles. Las demos de estos clips han podido verse estos días en el stand de Dolby en el Mobile World Congress 2015.

El sonido inmersivo es muy importante para contar las historias en la realidad virtual. Permite crear una capa de información que refuerza la sensación de presencia e indica a las personas hacia dónde tienen que mirar en momentos críticos dentro  del entorno virtual. Dolby Atmos permite a los creadores de contenidos guiar a los espectadores para que vivan una experiencia de realidad virtual óptima con un sonido similar al de la vida real que complementa a la experiencia visual de 360 grados. Los espectadores de contenidos tridimensionales en 360º de Jaunt podrán ahora experimentar un nivel de realismo incomparable que realza la sensación de 'estar ahí'.

Jaunt, creador de los contenidos en realidad virtual inmersivos, será el primero en ofrecer la experiencia Dolby Atmos a los consumidores de realidad virtual. Los creadores de contenidos podrán producir contenidos en Dolby Atmos de forma rápida y sencilla utilizando herramientas de mezcla e infraestructuras de Dolby utilizadas para mezclar nueve de las diez películas más taquilleras de 2014.

Live and Let Die, del concierto de Sir Paul McCartney en el histórico Candlestick Park de San Francisco en 2014, fue mezclada en Dolby Atmos, por Giles Martin en los legendarios estudios Abbey Road de Londres. “Gracias al uso de Dolby Atmos para situar y mover los sonidos donde corresponden, las tecnologías de Jaunt y Dolby logran recrear la experiencia de un concierto y ayudan a que los espectadores sientan como si estuvieran en el propio escenario durante la actuación”, declaró el ingeniero de sonido encargado de la regrabación de la mezcla en Dolby Atmos.

La actuación en concierto de McCartney y ambas películas se grabaron con las cámaras estereoscópicas en 360º de Jaunt y micrófonos de campo. Después se mezcló y codificó el audio utilizando herramientas de Dolby Atmos. Las últimas aplicaciones de Jaunt permiten ahora descodificar y ofrecer toda la experiencia de Dolby Atmos.